domingo, 5 de marzo de 2017

COMENTARIO SOBRE LA CORRESPONDENCIA DE NÉSTOR PERLONGHER






Reproduzco esta carta de Néstor Perlongher (la Rosa Luxemburgo, La Rosa, Rosa L. de Grossman, Perla de Pernambuco, la tía del movimiento gay argentino, como solicitó ser llamado) porque confluyen dos o muchos mundos juntos. N.P., infiero, había superado desde siempre,  aquel problema de los pretendidos mundos separados.
El poeta, el intelectual, el militante, la marica, todo confluye en éste documento. No quiero creer que es tan sólo el género epistolar el artífice de una posible ilusión, sino que veo en N.P. alguien que reconoce que en el acto de la vida estamos atravesados por todo y de esa constatación hay que hacerse cargo.



EL GÉNERO EPISTOLAR

Al hablar de las cartas, podemos ver un sinfín de derivas en sus posibles lecturas, nombro algunas de éstas: por la cuestión del yo y del relato (embarrar todo de mucho psi o meta). O pensar todo desde un “proyecto personal”  que se sobrepone a lo exterior (embarrar todo de la épica de la autoayuda).

La carta es un artificio, que dependiendo de su tema -en este caso relato de un acontecimiento- se encuentra a mitad de camino entre el verismo de  quien quiere contar “lo que pasó” exactamente “como pasó” y el escepticismo del lector sobre lo que lee (sí, se pueden intercambiar los actores: el escritor como productor de un humo y lector como fiel intérprete. Y sí, puede darse todo en simultáneo, y con mayores variables).  A su vez a la carta la atraviesan todas las señales, las empatías y exclusiones que implica “leer” que es, en simultáneo, un problema temporal.

También en otro nivel de lectura, la carta, pertenece a una especie de subgénero de la conversación en la medida en que se produce para la comunicación entre pares con sobreentendidos y un “pequeño” sistema de sentidos y significados inserto en los otros “grandes” sistemas de sentidos y significados. Los adjetivos grande y pequeño quieren referir a la escala de los ámbitos en que son utilizados.


 LA CARTA ¿PARA QUÉ?


Sin ganas de bordear el género de la autoayuda, aunque suceda, propongo pensar éste pedazo de biografía para comprender algunas cosas sobre los actos del conocimiento.

Esto puede ser útil por tres posibles razones: a) para enriquecer la labor pedagógica desde su costado vital. b) para iluminar sobre las encarnaduras de la teoría y la teorización de las prácticas. c) la inclusión del sujeto (que paradójicamente siempre está inserto aunque se pueda insistir que no) en éste acto.

Entonces, dejamos la carta compilada por Cecilia Palmeiro en Néstor Perlongher Correspondencia. Mansalva, 2016.
La misma puede encontrarse en la web, con una esclarecedora nota de la autora:
- Carta "de puño y letra" https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/subnotas/10887-1017-2016-09-28.html
- Nota de la compiladora "Lengua de loca no se equivoca" https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-10887-2016-09-28.html

______________________________________________________________________________


Doña Sara:
Eres la menos indicada para tratarme de ingrata, tú que nunca me has escrito, acaso por falta de cola o de estampilla: no entiendo en lo profundo de tu silencio la profundidad de tu alevosía.
Ahora a los llamados de tu amigo respondo, para hacerte llegar un reportaje que le hice a Guattari y jamás publiqué(1), puesto que era para el Inimigo do Rei(2), pero llegótarde, o no sé qué, la cosa es que no salió.
El reportaje está horrible, hecho entre gallos y medianoche, y pasado a un pésimo portuñol, que te encargarás de corregir. Pensaba hacer uno especialmente para Persona,poniendo el acento en cosas femeninas y tomando partes de una charla que él dio para gays y feministas en el grupo Lésbico Feminista.
Guattari estuvo unas dos semanas en Brasil y un mes en Brasil en total(3). Esta carta está chata como una rosa chata, voy a tomar combustible y vuelvo. Hasta luego, nena, y no te olvides de llevarte un saquito...
Buena nena, ya vuelvo.
Estábamos con la delicia de la Felicia Guattari. Realmente su venida fue un gran
éxito, y se formaron unas bandas de públicos nómades que peregrinaban en pos de su fala, con todas las eclécticas gamas de lo “alternativo” –que van desde un academicismo ligero a los cultores de lo “psi”. Me coloqué raudamente a la izquierda de esas bandas.
El problema pasa, en gran parte, por la cuestión del PT (Lula).
Los elogios de Guattari a Solidaridad(4), creo, no se detenían en la retórica revolucionaria -que, por otro lado, usó a rabiar. Se sustentaban en una constatación: los movimientos moleculares (minoritarios) no podían seguir girando sobre sí mismos, so pena de resolverse en la inacción y la microgrupusculización (momento, pero sumido en devir (5), de la fala guattariana). Ahí en ese medio (corredor polaco?, sugerí), Guattari colocaba toda la carga de su retórica antiedípica y ahora “rizomática”. Pensar en el rizoma: se opone a la representación arborescente (en forma de árbol) que obliga a significar las cosas como con una raíz, un tronco y unas ramas: no: el rizoma (el ejemplo botánico serían esos tronquitos acuáticos que venden en Brasil) se desarrolla horizontalmente y cualquier conexión puede producirse en cualquier parte, no hay eje, no hay origen: pero el rizoma también puede “endurecerse” y tornarse máquina de muerte. Yo estoy poeizando un poco la maquinilla de esa fala, pero con licencia poética dígase que esas articulaciones falantes perforaban una “transversalidad”: te atravesaba de parte a parte y te movía cosas (el encanto del devenir): y no dejó de hablar del “devenir femme” todo el tiempo –aquí se dice devir mujer, devir bicha (gay).
Hubo momentos brillantes y otros más opacos. Entre los primeros, una multitudinaria reunión en la sede de una candidata a vereadora(6) “autonomista” del PT (Katy), con las minorías.
Guattari decía que las minorías debían conectarse al PT, conservando su especificidad.
El PT, sabrás, es una alianza estilo “conexión polaca”: curas progresistas, sindicalistas influenciados por la iglesia, y otros autónomos sin ser libertarios, trotskystas, disidentes, libertarios de salón, etc. Para algunos, ese pasaje ocasionaba la obsolescencia de la pulsión molecular, la molarización del grupo: porque se burocratizaba, se partidizaba. Y además, estaba la Iglesia de por medio. Y di el ejemplo de una bicha politizada que se dirige al ateo del suburbio, y le dice: No, m’hijo, ahora la iglesia es bárbara, vamos a casarnos de blanco...
Un trotskysta dijo en ese debate que la consigna de autonomía solía encubrir los manejos paralizantes de la Iglesia. Guattari acusó de “pesimista” y de “militante profesional” a cada una de esas posiciones. Asoció el pesimismo a la autoculpabilización. A mí la idea de culpa me parece muy sentimental para funcionar en ese esquema, pero en fin, algo de razón tiene, al menos, en lo que hace a la necesidad de alguna conexión con lo “macro”, ya que el aislamiento lleva a un narcisismo de grupo que se “distancia” de lo real y de lo que pasa. Se estaba dando el ejemplo del derruido Movimiento Homosexual paulista.
Fragmentos de ese movimiento lograron convocar, en la sede del grupo Lésbico Feminista (peleadísimo con el SOS MULHER de la Teca, quien empero concurrió), a una mini reunión de unas 30 personas con Guattari, donde él estuvo espléndida hablando de su deseo de ser mujer..., nos encantó. La Felicia viene muy pesada: ella sí que se podría mandar un flor de entrismo y hacerle la cabeza a Lula, la chica esa es muy ambiciosa, quiere llevar el esperma de Lula en un frasquito a Francia para mostrar que se lo pasó, y se encontró con él, a solas, en un hotel del centro... “se dice de mí...” La cosa es que Guattari produjo una fructífera ebullición(7), sobre cuyo humo se tienden las Redes Alternativas À Psiquiatría (A la Psiquiatría y no de la Psiquiatría), un engendro medio copado por la Salud Mental que organizó un gran debate sobre Salud y Locura(8). Allí los delirios locos (había una Asociación de Psiquiatrizados) del público, se diluían contra una mesa donde abundaban los agentes “psi”. A una psicóloga que decía que ella no iba a la calle a perseguir homosexuales, atendía a quienes la iban a consultar, le espeté: cuántos senos de travestis son aplastados en los cajones de las comisarías, para que una bicha vaya a tocar el timbre del psiquiatra, queriendo curarse?: ya que el dolor no viene de la locura sino del esfuerzo por controlarla y aparentar normalidad.
Bueno nena, como verás estoy muy aguerrida. Algo desilusionada, pues mis cosas no se están publicando cuanto como debieran, y no tengo noticias de Persona –(de) cuyo último Nº te rogaría enviar varios ejemplares–. Por otra parte, noviando con un moreno carioca, que vive en Río, y milita nada menos que en el progresismo religioso del PT –aunque amando a los “libertarios”. De estos últimos hay algunos candidatos, que llaman a la desobediencia civil, a la liberación del pot 9, etc. Esto último está interesante, pues la amenaza (a Katy) con un proceso y las monjas van a tener que defenderla. Además estoy muy cansada: mis idas a Campinas me extenúan, y son un tanto estériles. El academismo extenúa. Y no hay muchas cosas nuevas, se aprende a patadas, articulaciones, ligazones, eso sí. Pero que te permita pensar distinto (aunque sí más claro), no. Y pobre: porque la beca no me la indexan y la inflación se la come. Creo que iré en diciembre. Mandame por R. todo lo que puedas. Y una carta contándome. Publicá lo que quieras de lo que te mando. Estás recibiendo Mulherio?
La Todesca10 anduvo dando vueltas por entre mis conocidas y amigas: apareció en lo de la Edward11 mostrando unas mordeduras, y la british lo mandó a lo de una compatriota, a quien conté la verdad. Unas Personas que la Oddone mandó por su cuenta, no me llegaron.
Pero no me pareció muy elegante de tu parte mandarlo a la british.
Canseme. Nena, escribime, querés.
la rosa.
Te he mandado, después de mi llamado, una larga carta jamás respondida.
7-10-82
Notas
1. “Política y deseo” (Persona, año III, Nº 14, marzo-abril-mayo 1983, disponible en Papeles insumisos) constituye una verdadera introducción al pensamiento de Guattari en relación con las prácticas políticas del desbunde brasileño.
2. Revista anarquista bahiana publicada entre 1977 y 1988, parte del movimiento de prensa alternativa o nanica de la abertura.
3. Cabe suponer que se trata de un error: dos semanas en São Paulo, donde Perlongher recibió personalmente a Guattari, y un mes en Brasil.
4. Solidaridad fue una federación sindical polaca fundada en 1980 y dirigida por Lech Walesa, independiente del Partido Obrero Unificado Polaco y en contra del gobierno de la República Popular de Polonia. Solidaridad acabó convirtiéndose en un partido político, y Walesa, en presidente de Polonia, apoyado por gobiernos conservadores de Reagan y Thatcher y por la iglesia católica, en particular por Karol Wojtyla, luego devenido Papa Juan Pablo II.
5. Devenir en portugués.
6. Vereadora: concejala.
7. De ese viaje realizado por Guattari con la psicoanalista Suely Rolnik (amiga también de Perlongher) para conectar con las prácticas políticas locales su teoría de la revolución molecular, surge el libro Micropolítica. Cartografía del deseo (Buenos Aires, Tinta Limón, 2006), que compila las entrevistas, charlas y debates de Guattari con distintos grupos minoritarios en varios lugares de Brasil.
8. En inglés coloquial, marihuana.
10. Eduardo Todesca, ex activista del FLH, con quien Perlongher tenía una relación conflictiva.
11. Edward MacRae, antropólogo británico radicado en Brasil, ex activista del grupo SOMOS y amigo personal de Perlongher, a quien introdujo en el culto del Santo Daime




viernes, 19 de febrero de 2016

SOBRE EL HISTORICISMO Y LO SUBLIME


Podemos dar cuenta de lo mucho que se ha hablado sobre alguna producción arquitectónica que la historiografía sitúa en el siglo XIX y le da como nombre Historicismo. La denominación va en relación a la imposibilidad de nombrar como un conjunto, creaciones  muy heterogéneas entre sí, por ende el nombre refiere a una actitud sobre la selección de formas más que a un “estilo”.

El estilo sería más bien un conjunto de formas que se encuentran altamente codificadas, con esto queremos decir que las partes del objeto, las relaciones de éstas entre sí, la resolución y la imagen de conjunto refieren a un cuerpo inalterable o con muy poca posibilidad de ser alterado. En cambio cuando nos referimos a la “actitud” historicista ésta sería el uso de “todos” los estilos, todos en tanto existía un gran cuerpo de producciones codificadas, podríamos pensar el historicismo como una actitud de traer del pasado formas al presente.

Será nuestro objeto de estudio el poder dar cuenta de lo que compone ciertas representaciones, o acoplamientos de éstas, de lo que es denominado historicismo y más en específico lo sublime. Tales representaciones se encuentran en la paradoja de nuestro estudio, por un lado refieren a “cosas pasadas” (los hechos historiados) y por el otro son parte de un relato expuesto atravesado por proyectos, representaciones, sentidos… Entonces aflora la pregunta ¿Qué representaciones estudiamos, unas de cosas pasadas o de proyectos sobre cosas pasadas?
Mediante el uso de fuentes que tratan el tema (algunas específicas disciplinares y otras desde otros campos del saber) podemos detectar las representaciones y hacerlas presente desde la propuesta de los imaginarios. Buscando complejizar la mirada sobre el tema, la noción de capital simbólico y la teoría del campo podrán hacer presentes cuestiones que componen nuestro objeto de estudio.

Sobre los imaginarios y el capital simbólico  / no nació de un repollo

Decimos imaginarios (LIZCANO 2003), en plural, en tanto que representaciones o conjuntos de éstas que desde distintos soportes conforman la concepción del mundo. Ésta propuesta es alternativa a las teorías comprensivas de imaginación y de la acción, intentando salvar los problemas que presentaba la ideología para dar cuenta en mayor relación de los fenómenos sociales.

Así la noción de imaginario es inclusiva de la ideología y la acepta como una de sus formas de expresión que estaría vinculada a “una doctrina social, dentro de sus aspiraciones de poder, por algún grupo dentro de un determinado universo simbólico” (SABUGO 2013). Entonces el imaginario estudiaría el fenómeno ideología por fuera de sus reglas, y allí reside lo “liberador” de la propuesta, otorgándoles otros matices de sentido y alejándose de la supuesta coherencia interna que puede otorgar la crítica a las producciones entendidas desde tal noción.
Entonces si revisamos las nociones de ideología y utopía, podríamos arriesgar que la primera ocurre en el orden institucionalizado, actuando dentro de éste por la lucha sobre el control de tal orden. Por otro lado la utopía comparte las mismas reglas que la ideología pero en esta ocurre un desplazamiento de lo real inmediato hacia lugares de la imaginación incongruentes con el orden institucionalizado, proyectándose hacia otros horizontes comportando una amenaza destructiva del orden de la ideología.

La relación entre ideología y utopía no reside en la oposición verdad / falsedad sino más bien en las relaciones que cada una de ellas establece entre representaciones y praxis. Las dos se encuentran socialmente constituidas, la prueba reside en que para su construcción son necesarias las representaciones de lo real inmediato, con esto queremos señalar el carácter situado de toda producción.

Ahora, el problema del capital simbólico (BORDIEU   ) refiere más bien a una serie de propiedades intangibles que poseen los sujetos y que sólo pueden existir en la medida en que son reconocidas por otros sujetos dentro de un campo en el espacio social. Tales propiedades son reconocidas mediante la noción del habitus, que es la estructura que configura maneras de ver, pensar, y sentir asociadas a la posición social del agente. Esto nos permite reforzar el desplazamiento de las categorías “objetivo” o “subjetivo” en tanto que el habitus deja en evidencia la relación entre la estructura social, el pensamiento y la imaginación y las producciones.

Siglo XIX / imágenes de grupo

Si pensamos en lo expuesto por Argan sobre el barroco (ARGAN   )  podríamos decir que el autor pone en relieve las cuestiones que hacen al “proyecto moderno” en arquitectura, tales serían “la invención”, la figura del arquitecto, la idea de “obra”… Estas nociones en oposición a la tradición, al mundo que la historiografía nombra como clásico cuyas características serían entonces “la reproducción”, el mundo estable no dinámico.

Este problema en torno al par moderno / no moderno atraviesa gran parte de la producción de la historiografía, entonces podríamos pensar que dentro de los textos consultados un núcleo duro en torno al relato de los hechos es la modernidad. Este problema en sí mismo es de gran complejidad a causa de que lo que compone la idea de moderno no es estable y refiere a distintos proyectos en cada caso.

A este tema traemos a Wilde (WILDE   ) quién se declara esteta, y aunque no hace referencia explícita sobre el conflicto moderno / no moderno da su declaración desde la posición moderna, de concepción mecanicista  del conflicto sociedad industrial / sociedad rural, el “trabajo”, la producción industrial / producción artesanal, utopía…
Entonces el panorama que nos da es el de un escape por vía de la utopía, hacia un espacio dónde el conflicto referido es resuelto por medio de la técnica que en forma de máquina desplaza del trabajo “sucio” a los hombres procurando su vida “elevada”. Todo esto es parte de la serie de valores que la burguesía desarrolló durante la historia, la separación, la primacía de lo visible, lo “elevado” denostando lo manual. 
Luego de tal exposición de principios, Wilde asoma su concepción del arte y manifiesta su contradictorio desprecio hacia la máquina, Es aquí donde el conflicto moderno /no moderno aflora, la sociedad podría vivir sin ensuciarse pero renunciaría con ello a lo “bello” noción que gira en torno a la idea de lo artesanal. Otra de los elementos en tensión son las nociones rural / urbano, que con la prédica del naturalismo chocaba con el avance de la sociedad industrial, entonces ¿cómo conciliar el trabajo de la máquina y el mundo rural? Tal cuestión, no encuentra síntesis en Wilde.

Este ensayo como el de Ruskin (RUSKIN   ) son sintomáticos de la ideología de en las representaciones. Ruskin vuelve sobre el conflicto rural / urbano y toma partido por el mundo rural, al cual considera “bello” y al trabajo manual como el productor, mientras mayor tiempo de trabajo tuviese, de objetos bellos.
Ruskin como inglés y protestante, le otorga dimensiones metafísicas a la producción, al parecer ésta actitud es compartida por algunos de sus compatriotas en virtud de los sucesos que se desencadenaban en el mundo con la asunción de la República y la abolición de la monarquía y los valores del racionalismo. Las formas defendidas por Ruskin y sus compañeros son las referidas al mundo “gotico” de valores “comunitarios” o tradicionales capaces de “conmover”, esto en línea con una inquietud por los valores de una identidad Inglesa.

Entonces lo sublime toma forma dentro del  conjunto de éstas imágenes, lo sublime es lo que “excita la fantasía”, “conmueve”, hace desplazarse del mundo industrial y racional al espacio de la vida “verdadera”, “contemplativa”, “natural”. Encuentra su expresión en la ruina, en el estilo foráneo no clásico: el chino, el indio, por otro lado lo romántico, lo gótico, lo primitivo.


Otras ideas asociadas a este conjunto de representaciones son la idea del pintoresquismo (GIMENEZ 2015), que puede ser visto como una alternativa a la idea de lo bello y lo sublime con un aire de familia en tanto es reducido como una categoría estética, esta posición deja por sentado a lo clásico como un deber ser en tanto todas las otras producciones son alternativas o secundarias.






BIBLIOGRAFÍA

-Lizcano, Emmanuel 2003, Imaginario Colectivo y Análisis Metafórico. Transcripción de la ponencia en el Primer Congreso Internacional de Estudios sobre Imaginario y Horizontes Culturales que se celebró en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Cuernavaca, México.
-Iglesia, Rafael E.J. 2006, Arquitectura Historicista en el Siglo XIX. Nobuko.
-Giménez, Carlos G. 2015, 1941. Pintoresquismo y Modernidad Locales. IAA, Fadu-Uba.
-Bajtín, MIjail. 1987, La cultura popular en la edad media y en el renacimiento. Alianza Editorial.
-Ruskin, John 1944, Las siete lámparas de la Arquitectura. El ateneo.
-Wilde, Oscar, El alma del hombre bajo el socialismo.
-Argan, Giulio Carlo, Borromini.
-Tafuri, Manfredo 1972, De la Vanguardia a la metrópoli, las desventuras de la razón: naturalismo y ciudad en el siglo de las luces. Gustavo Gilli.
-Collins, Peter, Los ideales de la arquitectura moderna y su evolución.
-Gasparini, Graziano 1982, La arquitectura barroca latinoamericana: una persuasiva retórica provincial. IAA Fadu-Uba.
-Sabugo, Mario Sebastián 2013, Del Barrio al Centro. Café de las ciudades
-Freud, Sigmund 1919, Lo ominoso.
-Liernur, Jorge  2002, La arquitectura moderna en la Argentina. La construcción de la modernidad. Fondo Nacional de las Artes, Buenos Aires.
-Caride Bartrons Horacio, Cuerpo y Ciudad, una metáfora orgánica para Buenos Aires a fines del siglo XIX. Anales 41, IAA, Fadu-Uba.
-Bordieu Pierre, Campo de Poder, Campo Intelectual, Montressor

sábado, 1 de agosto de 2015

Mario, nunca hicimos amistades

Al final del caso le dedicamos sendo tango:




La luz de un  fósforo fue,
nada más,
nuestro idilio,
Otra ilusión que se va,
del corazón
y no vuelve más. 


Duele contar esto. Dimos el final de historia y se acabó el sueño. Algo mal andaba en la antesala, se escuchó el ronronear de las chicas, que agitadas repasaban, los órdenes clásicos, que si el dórico y el jónico  y el corintio y el toscano y el compuesto... Que si en el renacimiento fue que se pudo manyar la verdad..

Se produjo la castración. Atrás quedaron aquellos días de anarquismo metodológico, del sitio y el espacio vivido.

Aquel que en corrales,
los carnavales de sus amores,
hizo brillar tus bellezas
con las lindezas
de sus amores.


Aquellos días en que el grupo docente mostraba virtuosismo en excitar nuestra curiosidad, aquellos días del maestro qué solo enseña el aprender, ya no están. Se lo ha escuchado afirmar lo inaudito, más a su izquierda está la pared, la única verdad es la realidad.. Qué pasó con aquel popular compañero. El final, como pucho consumió las delicias de mi vida esas que un año entero construyeron, en el caso de las más estricta disciplina.


Mucho ha pasado desde aquel 2003 compañeros, aquellos hermosos tiempos del "que vengan todos", Tan lejos de aquellas lindezas de la area 11 y la revisión del procedimiento didáctico..

Porque lo levantamos y no lo queremos dejar caer, nos convencemos que no es reacción. Tal "gran salto hacia atrás" es novísimo y arriesgamos se debe al accionar del frente estudiantil, y su facción garcera, que hace catorce años que hace quilombo en el consejo directivo y lo ha endurecido al troesma,


Y otros dos para armar la constelación La luz de un Fósforo y Sobre el pucho.


martes, 9 de junio de 2015

un último secuestro no!








“Los pliegues no están en el borde, no son marginales sino liminales. Están en los centros rurales y conceptuales de la sociedad, como las arrugas en la faz de la tierra. Esos pliegues son lugares para esconderse, pero sobre todo señalan zonas de inestabilidad, disturbios y cambios potencialmente radicales en la topografía social. Los cambios siempre son “cambios de dirección”, es decir, cambios de algo más que de técnica. En el ambiente urbano, en lugares abandonados o todavía no “domesticados”, individuos y pequeños grupos todavía pueden trabajar. Hasta en operaciones aparentemente tersas como las corporaciones y las universidades existen los pliegues:  hay que buscarlos fuera del centro. Los fenómenos  de pliegue llegan a su punto más alto –arte experimental, bares, cafés, clubes, animadas actuaciones callejeras, fiestas donde se congregan artistas en momentos en que existe equilibrio/tensión entre varias clases, niveles de ingresos, intereses y usos (…). Pero cuando se cruza el umbral de visibilidad y “estabilidad”, el barrio se congela en una nueva forma, se vuelve una “atracción” (….)y la arruga se plancha. Entonces los artistas –y otros que necesitan del ambiente de pliegues- se mudan a otros pliegues o crean uno nuevo.”

R. Schechner. Performance teoría y prácticas interculturales. Libros del Rojas. 2000. 

jueves, 19 de febrero de 2015

la modernidad tomada




la modernidad apropiada tomada
sin ninguna vergüenza 

El contenido de una oración está sujeto al sentido otorgado a las palabras. Así se advierte con un doble cuidado lo que puede significar apropiado.
Comenzamos con un conjunto axiomático que es puramente económico y deja de lado lo otro: el poder es tal en tanto acumula capital, acumular tiene aparejado el control sobre lo acumulado. El capital es la propiedad y quien tiene propiedad tiene poder sobre esta. Apropiarse es hacerse con control sobre la propiedad[1].

Apropiado en el sentido conservador del status quo está relacionado con lo debido en tanto que único posible en relación con el hábito (o ¿tradición?). Poniéndolo en otras palabras es el sentido común lo que le da contenido a la palabra[2]. Podríamos ejemplificarlo con el bien conocido llamado a la razón, por el respeto a la ley que “prohíbe tanto a ricos como pobres, dormir bajo los puentes”[3] . Tal defensa al derecho (la razón) del dormir en su casa lo hace quien en efecto puede cumplir su derecho (no escapes tan fácilmente, estoy seguro que todos queremos que todos tengan casa) pero quien se ve en infracción es un irracional.

Apropiado en el sentido “progresista” (como movilizador del status quo) podría referirse al tomar la propiedad. Es revolucionaria esta acepción en su sentido de redención y justicia. Así pues tomar se refiere también a la acción, quien se apropia de las tierras está  de ahora en más ejerciendo control sobre ellas.

Me aventuro a soltar una máxima: la clave para entender las relaciones de poder  no está en alguno de los dos sentidos expuestos. Sino que se encuentra en reconocer las relaciones de poder desde las cuales operan sus expresiones.





[1] Siempre entendiendo propiedad como algo abstracto.
[2] Para una clara exposición del pensamiento conservador en las ciencias véase la introducción de Contra el método, Paul K. Fayerabend. Ediciones Orbis, 1984.
[3] Atribuido a Anatole France.

sábado, 14 de febrero de 2015




Escribo canciones en la creencia de que:

- El efecto poético se produce por la capacidad de un texto de continuar generando lecturas diferentes sin ser consumido nunca por completo.


- La poesía no debe invitar solo a escuchar, debe invitar fundamentalmente a imaginar.


- La poesía es subjetiva, se vuelve objetiva cuando sus destinatarios, después, se dejan envolver por ella.


- La principal regla poética es conmover, todas las demás no se han inventado sino para conseguir eso.


- La poesía no puede ser definida con precisión porque no nos es dado conocer su esencia, sino sentirla.


- La poesía crea realidades intelectuales que se presentan emocionalmente. No como un pensamiento reflexivo ni filosófico, sino como un pensamiento rítmico.



- Una buena canción (su lírica) debe parecer que no pudo ser escrita de otra manera. Debe tener poder de seducción y comportarse como un enigma del cual uno presenta, para su resolución, solo indicios.

Indio, Diciembre del 2014. 


Este texto es parte de la exposición: Indio en la Biblioteca.  El tesoro de los inocentes